Escribir Partituras 3: Figuras Rítmicas, Tresillo y Corchea Swing [Curso p/ escribir Tu Música]

Hoy, en la tercera entrega de esta serie sobre La Partitura, nos vamos a centrar en las células o figuras rítmicas básicas: galopa, galopa invertida, saltillo, saltillo invertido, síncopa. Utilizaremos estas en combinaciones para lograr diversos ritmos, en ejemplos aplicados como siempre. Además, hablaremos del tresillo y la rítmica swing. ¡Y no olvides descargar nuestro KIT de Supervivencia para Escribir Partituras!

Con estas células rítmicas básicas, vas a comprender mejor este mundillo de la lectoescritura. Por cierto, ¿sabías que tenemos un Curso Online al respecto?

Video – lección sobre las Células Rítmicas Básicas

Las Células Rítmicas Básicas y su explicación

Las diversas formas de combinar corcheas con semicorcheas dan lugar a lo que llamamos células rítmicas básicas. Aprehender estas células nos permitirá mas fluidez en el proceso de lecto-escritura musical, ya que suelen aparecer en las mas diversas combinaciones, incluyendo sus variantes con ligaduras y con silencios.

Cada una de estas células es equivalente a una negra, que es la unidad de tiempo por defecto en compases simples. Aún así, podríamos convertir las corcheas en negras y las semicorcheas en corcheas para obtener “el mismo ritmo” pero con valores de nota mas largos.

La Galopa y la Galopa Invertida

Le llamamos galopa a la combinación de una corchea con dos semicorcheas. Su sonido es similar al galopar de un caballo al hacerlo rápido. En el video verás una explicación mas extensiva de cada figura musical.

La Galopa, primera figura rítmica básica.
La Galopa

A la hora de visualizar y comprender estas figuras rítmicas, podemos tomar de base las 4 semicorcheas continuas que caben en una negra (la cuartina como se le llama a veces) y reemplazar algunas de dichas semicorcheas por silencios:

Las 4 semicorcheas o "cuartina".
Las 4 semicorcheas o “cuartina”.
Una galopa, graficada de otra forma, a partir de la cuartina.

En el caso de la Galopa invertida, es la misma figura pero al revés: dos semicorcheas seguidas por una corchea. También podemos escribirlo con silencios, como vemos en las imágenes.

Galopa invertida
Galopa invertida o “Contragalopa”
Galopa invertida vista desde el “método con silencios”. O algo así…

El Saltillo y Saltillo Invertido

En este caso nos encontramos con una corchea con puntillo: como vimos en el primer capítulo, el puntillo lo que hace es sumar, a cualquier figura, la mitad de su valor.

Entonces, en este caso, donde la corchea normal tiene el valor de dos semicorcheas, el puntillo le suma una tercera semicorchea.

Así, la corchea con puntillo va a tener una duración equivalente a 3 semicorcheas de las 4 semicorcheas que entran en un tiempo (en una negra).

El saltillo es una figura musical que tiende a darle problemas a los estudiantes, ya que el puntillo suma dificultad.

Saltillo
Saltillo
Saltillo desde los silencios.

Es importante que no te confundas: si usamos los silencios, y como punto de partida la cuartina de semicorcheas, es solo para darnos una buena idea de la subdivisión que hay a nivel interno, para tomar consciencia de esa división en 4 semicorcheas.

A la hora de tocarlo, es muy importante que la corchea con puntillo mantenga su duración completa.

El saltillo invertido es, igual que antes, la inversión de la figura: una semicorchea, seguida de una corchea con punto.

Saltillo invertido
Saltillo invertido
Saltillo invertido con silencios. ¡No te confundas, es solo referencial!

La Síncopa

La síncopa en general implica un ritmo en donde se acentúa un tiempo que normalmente es débil (como la 4ta o la 2da nota de un grupo de 4), y se prolonga hacia un tiempo fuerte.

El contratiempo, en cambio, no lleva dicha prolongación, generando efectos distintos. En la siguiente entrega iremos mas en detalle acerca del efecto de la síncopa y todas las posibilidades nuevas que nos permite.

Hoy nos centraremos en una fígura rítmica que se llama síncopa ya que se genera este fenómeno en su interior: una semicorchea, seguida por una corchea y luego otra semicorchea.

La Síncopa
La Síncopa

El acento de tiempo débil, que se prolonga, está en la segunda semicorchea del grupo de 4 semicorcheas. Si lo vemos con silencios, nos queda esto:

Síncopa con silencios. ¡Que en realidad deja de ser síncopa! Pero es solo para visualizar, recuerda.

El Tresillo

El tresillo es una figura rítmica que nos permite introducir 3 notas donde normalmente entran 2 o 4. Entonces, un tresillo de corcheas, introduce 3 corcheas donde antes había solo dos.

Compás de 4/4 lleno de tresillos.
Compás de 4/4 lleno de tresillos.

Combinando tresillos con las demás células y figuras que hemos visto, podemos lograr ritmos muy interesantes. ¡Y ni hablar de las posibilidades que nos da la ligadura de prolongación!

Te dejamos un ejemplo para que intentes leerlo:

Ejemplo de lectura con figuras usuales y tresillos
Ejemplo de lectura con figuras usuales y tresillos

La Corchea Swing

Cuando se usa la indicación “Swing”, las corcheas (todas) se leen de otra manera: primeramente, se divide todo en tresillos y se involucra un silencio al medio, como ves en la imágen.

Así “suenan” las corcheas con la indicación “Swing”.

Pero, se escriben de forma normal. Entonces, una frase cualquier escrita en corcheas y con la indicación de Swing, se leerá como mostramos arriba: con una corchea “larga” (equivalente a dos corcheas atresilladas) y una corchea “corta” (equivalente a una corchea atresillada).

Para una explicación mas concreta, no te olvides de ver el video completo.

La notación de Rítmica + Armonía

Para finalizar, como vemos en el video, tenemos una manera de escribir partituras aprovechando el cifrado moderno, que nos hará la vida mas fácil: cuando usamos barras diagonales, le indicamos al músico que toque el acorde del cifrado, con un ritmo libre. Esto ya lo vimos en el capítulo anterior.

Pero, cuando nos encontramos con una notación de slashes o barras diagonales, con plica (el palito que tiene cada nota), se trata de un ritmo concreto. El acorde se toca “a gusto” en cuanto a disposición, pero con esa rítmica precisa:

El ejemplo que construimos en el video.

¡Los Dictados!

Para desarrollar el arte de la escritura, es buena idea hacer algunos dictados. Te dejaré aquí 4 dictados, junto a sus soluciones en PDF, al final.

Recomendaciones:

  • Ten el instrumento a mano para chequear, pero intenta manejarte mas de oído en lo posible.
  • Al inicio de cada dictado se oye la escala en la que estará la melodía. Se mantiene exclusivamente en esa escala.
  • La oirás primero rápido, dos veces, y luego lento dos veces mas.
  • Te conviene oír primero globalmente, e intentar definir donde hay movimientos contiguos (segundas, de una nota a la siguiente), y donde hay saltos.
  • Puedes también definir primero el ritmo completo, y luego ir buscando las alturas con esa certeza.
  • Nunca olvides la sensación de tónica, y verifica si en algunas partes se repiten notas o se mantienen algunas notas como mas importantes.
  • No es necesario avanzar linealmente: puedes ir rellenando los espacios donde estés seguro y dejar en blanco lo que no entiendas, para luego chequear con el PDF de las soluciones.
Dictado 1 en G
Dictado 2 en Dm
Dictado 3 en F
Dictado 4 en Cm

KIT de Supervivencia para Escribir Partituras

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal, donde recibirás todas las novedades y materiales, y te llegará como regalo el Kit de Supervivencia para Escribir Partituras: un práctico PDF para resolver las principales dudas del oficio.

Debes estar registrado e iniciar sesión para ver este contenido. Tranquilo: es gratis. Cuando estés listo, vuelves y verás el contenido para descargar.

¡Ánimo con todo esto!

Te invito a darle una mirada a las rutinas de entrenamiento auditivo, que te ayudarán con estos dictados y otras situaciones musicales.

Y no olvides chequear nuestros libros, y los cursos que tenemos a disposición.

Si te gusta el contenido, compártelo.

¡Compartir es apoyar!

Artículos relacionados

Suscribirte
Notificarme
guest
0 Comments
Cita
Ver todos